Patrimonio

Patrimonio material

En Babia, aparecen restos castreños poco visibles en numerosas localidades, lo que demuestra el poblamiento prerromano de la zona. Son más abundantes los vestigios medievales de torreones y restos fortificados, como el existente en Torre de Babia o los restos de una pequeña fortificación en Mena de Babia.

 

Son numerosos los ejemplos de arquitectura tradicional religiosa en la Reserva de la Biosfera de Babia. Destacan algunas construcciones como la iglesia parroquia! de San Vicente en Torre de Babia, la iglesia parroquial de Riolago de Babia, o la iglesia parroquia! de Villasecino. Merece la pena visitar también varias ermitas, como la de Porcinero en Torrebarrio, la ermita de Nuestra Señora de Lazado en Villasecino, y especialmente el Santuario de Nuestra Señora de Carrasconte.

patrimonio
patrimonio

La arquitectura palaciega y señorial también es abundante en la Reserva. Destacan casonas como la de los Díaz Lorenzana y los Cuenllas en Lago de Babia, la casa señorial de los Quirós en La Majúa, la casona de los Ramiros en Piedrafita de Babia, la casa del escribano en Riolago, la casa señorial de los Flórez en La Vega de los Viejos o la casa solariega de los García Lorenzana en Villasecino. Mención especial merece el Palacio de los Condes de Luna en Riolago de Babia, único elemento patrimonial declarado Bien de Interés Cultural en la Reserva.

 

Entre la arquitectura tradicional aparecen diversas edificaciones destinadas a las labores agrícolas y ganaderas como los hórreos, abundantes en algunas localidades como Torrestío o singulares como el existente en Lago de Babia que recuerda modelos navarros. Entre las construcciones pastoriles aparecen majadas y chozos en todos los puertos destacando Casa de Mieres con algunas chozas y una edificación de piedra con corral y cantina. En el pinar de Piedrafita y en los montes de Peñalba de los Cilleros se pueden visitar varios chozos de pastores restaurados recientemente.

 

La arquitectura popular se ha basado en la utilización de materiales de la zona como la piedra del país, madera y pizarra. Son abundantes en todas las localidades casas y corrales construidos con piedra de caliza griotte, caracterizada por su color rojizo, y en la que se pueden observar abundantes fósiles.

Patrimonio inmaterial

La comarca de Babia se caracteriza por tener una vida pautada por la ganadería estante y por la llegada anual de los ganados ovinos que desde el siglo XIII han trashumado entre las dehesas extremeñas y los puertos de estas montañas donde pasan el verano.

 

Toda esa vida apoyada en la tradición y que define la cultura popular de esta montaña, ha ido manteniendo en gran medida su razón de ser. Y cuando no ha sido posible, la conciencia de las gentes respecto a aquello que les une e identifica ha actuado de forma favorable, sosteniendo o recuperando las viejas tradiciones todavía en estado latente, que identifican a cada pueblo y, la suma de todas ellas, a cada comarca.

 

El pachxuezu es el habla tradicional de este territorio desde tiempos inmemoriales. Sobre la palabra pachxuezu se nos dice que la deriva de palluezo, habitante de las pallozas, que son las antiguas casas tradicionales de planta elíptica o rectangular con cubierta de teitu, esto es, de cuelmo (paja de centeno).

patrimonio
patrimonio

La invernada suponía un obligado cobijo al amor de los tares con la vista en el fuego sobre sobre el que pendían las antiguas pregancias en las que se hacían colgar las calderetas. Aquí se celebraban los filandones (hilandones) a partir de noviembre. Estas reuniones de vecinos, convocadas después de la cena en determinadas casas, han sido características de la provincia leonesa, que terminaba cuando comenzaban las faenas del campo al comienzo de la primavera.

 

El caleichu (calecho) era el que durante todo el aí-lo, salvo en época de siega, los mozos y mozas realizaban antes de cenar. Todos ellos fueron vehículos de la tradición oral, de la música, de las enseñanzas que sostenía la costumbre. Romances, adivinanzas, proverbios, refranes, cuentos, leyendas, cantares, se creaban y se sucedían mientras las mujeres hilaban con la rueca y el huso los copos de lana o lino.

 

Entre las romerías destaca la celebrada el 14 de agosto, en la que romeros de Babia y Laciana se dirigen a Carrasconte. También se celebran romerías en Riolago el 15 de septiembre a la Ermita del Cristo y el 15 de agosto en Villasecino a la Ermita de Nuestra Señora de Lazado.
Por último hay que destacar el patrimonio gastronómico que tiene su máximo exponente en la caldereta de oveja o cordero, las truchas, las migas, el frite, las morcillas y la tarta babiana, precedido todo ello en los días de fiesta, por el baile “chano”, que hoy en día solo se danza con ocasión de celebraciones, normalmente en verano.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar